Luna Llena en Aries 2017, octubre 5 de 2017

Ciclo de la Luna Nueva en Virgo 2017. Luna Llena en Aries 2017, octubre 5 de 2017
Luego de la Luna Nueva en Virgo del 20 de septiembre, la Madre Sol ha comenzado a caminar por el signo de Libra.

La Abuela Luna se colocará frente a Ella, en su signo opuesto Aries.
Las dos apoyadas en el eje Yo-Los otros (relaciones), brindándonos otro hermoso plenilunio.
Con un matiz fogoso…bien yang.
En esta Luna Llena en Aries nos encontramos básicamente con la polaridad de dos iguales.

El leiv motiv de Libra es “Elijo lo que es equilibrado”, mientras que el de Aries es: “Quiero lo que quiero y voy a encontrar la fuerza para conseguirlo”. Por lo tanto, en este plenilunio te preguntaras qué es lo que necesitas equilibrar en tu vida y qué fuerza o determinación es necesaria para conseguirlo. Mirar el pasado, es un reto.
El desafío es tomar la iniciativa y hacer las paces para llevar el amor y la paz “hacia adelante” – hacia el futuro.
La luz brillante de la Madre sol arroja luz sobre nuestro subconsciente para iluminar los problemas vinculares que tenemos “en remojo” desde la última Luna Nueva en Aries el 28 de marzo de 2017.
¿Qué ha pasado durante los últimos seis meses?
¿Que pasó con esas semillas sembradas?
¿Ha germinado nuestra intención?
Como primer signo, Aries es el comienzo exuberante. Con el Fuego de Aries, hay algo de olvido de los ensayos recientes. Al igual que La Loca en el Tarot, Aries se establece sin el bagaje del pasado.
Aries-Marte debe mirarse en su opuesto, Libra -Venus, para madurar. (Y viceversa).
El signo y planeta de la decisión, auto -afirmación, coraje, iniciativa y enfrentamiento, necesita, con el paso de los años, el equilibrio que le dan las relaciones, el relativizar toda su garra con el análisis desapasionado del resultado de sus acciones, de la finalidad relacional de todo lo que hace, saliendo fuera de sí y observando con neutralidad y objetividad toda su conducta. La rabia, la ira, la agresividad que le provocan las frustraciones deben ser trabajadas y descargadas, y más todavía, canalizadas para finalidades positivas.
La simplicidad y espontaneidad naturales de Aries deben dejar de ser ingenuas al punto de la impulsividad o infantilidad, y cuestionarse, pensar en la complejidad de sí y de los otros.
En el sentido de la vida, en las pautas que modelan el devenir de una existencia.
Por supuesto que en este trabajo pueden perder toda la energía natural, y llegar a inhibirse, complicarse y enrollarse intelectualmente, pero tal vez no haya otro camino para llegar al equilibrio y la armonía.
De la seguridad en sí mismos pueden (y deben) pasar al equilibrio con Otros.
El carnero competitivo se convierte en la oveja dependiente se transforma–Libra-, calzando las sandalias ajenas y sintiendo el impacto de sus propias acciones. >leer más

Mónica Gobbin
Astrologa

https://sanaciondelalma.com.ar

 

No se admiten más comentarios