La palabra sagrada de los 8 grandes magos del mundo

UNA INTERPRETACIÓN ESOTÉRICA DE LAS PALABRAS SAGRADAS DE PROFETAS Y DIVINIDADES, GUIADOS POR ALEISTER CROWLEY


Analicemos este infográfico, publicado por el sitio Aristocrats of the Soul, basado en el Liber Aleph de Aleister Crowley.
Ahí Crowley enuncia una especie de linaje de los ocho grandes magos de la historia (entre los que se incluye sin ningún recato).
El razonamiento de Crowley es que estos grandes líderes religiosos (y algunos dioses incluidos) pueden verse también como poetas trascendentes, es decir, magos, encarnaciones de la palabra o vehículos del Verbo Divino. Esta transformación divina, de poeta a mago o profeta, parece estar hecha a la medida para Crowley, quien en su juventud quiso ser el más grande poeta de Inglaterra (un deseo que nunca extinguió) pero que luego se concibió como un mago y como un profeta, la encarnación del “Nuevo Eón”, el Eón de Horus, el Hijo.

Crowley diferencia entre los meros poetas y los magos. A los primeros los llama “encarnaciones del Zeitgeist” y explica que dicen la verdad de las cosas, pero no la verdad universal, como Shelley, que “pronosticó la caída del cristianismo, la organización del trabajo y la libertad de las mujeres”; o Nietzsche, “quien declaró el principio que causó la Guerra Mundial”. Un escalón arriba están los Magus, que son la verdad misma, la ley encarnada y pueden llamarse el Logos o Logos Aionos. Los Magus, según Crowley, son extensiones de la divinidad que preparan “la quintaesencia de la voluntad divina para el hombre, en su totalidad, comprendiendo todos los planos, para que su Ley sea simple, radical y penetre todo el espacio desde un único punto de luz”.
Algo como una descripción cabalista del proceso creativo perpetuo, la cosmogénesis que es el verdadero significado del “aquí y ahora”.

El primero en esta lista de emanaciones del Logos, magos-filósofos que se caracterizan por tener una palabra divina que sintetiza su doctrina, y que se vuelve una fórmula mágica, es Lao-Tse. Crowley dice que el TAO es la palabra mágica que Lao-Tse utiliza para designar el todo: “La naturaleza verdadera de las cosas, siendo un camino, es decir, un concepto cinético no estático”. Y en su irreprimible promiscuidad se equipara también con Lao-Tse, en quien ve un hermano insospechado de Thelema. “Enseñó este camino o armonía en la voluntad, algo que yo he mostrado también en este pequeño libro”.

En el caso de Gautama Buda, Crowley considera que su palabra mágica es ANATTA, “puesto que la raíz de su doctrina es que no existe el atman, o alma, como suele traducirse, refiriéndose a una sustancia incapaz del cambio”. Esto es la noción de que el yo es impermanente e interdependiente y por lo tanto no puede afirmarse su persistencia. Lo único que une e integra este YO  es nuestra creencia en él y el karma que hemos echado a andar, una vez que se disuelve este ap-ego al yo y se resuelve el karma el individuo se disuelve en el todo que es puro devenir, sin principio ni fin.
Crowley –quien fuera famoso por su disolución (y no me refiero a disolver su yo en el nirvana), sin embargo, fue en su juventud un disciplinado yogui y meditador, habiendo pasados largas temporadas en Asia estudiando budismo y vedanta– habla con cierto conocimiento cuando explica que Buda fue quien “más profundamente exploró y mapeó la volatilidad de la mente, y entregó las llaves de su Fortaleza a las manos del hombre”.
Nota también que la gran aportación del budismo es su riguroso análisis de la naturaleza de la mente, fruto de “la gran intención de dirigir la mente hacia sí misma”.

Luego Crowley menciona a Krishna, ”el de formas y nombres innumerables”, a quien otorga la palabra mágica AUM, la cual conlleva una “enunciación de la Verdad de la Naturaleza”. Esta sílaba es, por supuesto, el sonido primordial de la cosmogonía védica, equiparada con el Sol, con la divinidad y con la totalidad del universo. Generalmente se asocia con Brahma, pero siendo Vishnu parte de la trinidad (junto con Shiva) se puede extender a Krishna, quien es la encarnación de Vishnu, el guardián supremo del cosmos. En el Vayu Purana se dice que la A es Brahma, la U es Vishnu y la M, Shiva. En el Bhagavad Gita, Krishna le dice a Arjuna: “Yo soy el Padre del mundo, Madre, Legislador, Abuelo, Aquello que es conocido, el Purificador, la sílaba Om, Rik, Saman y Yajus”.

Leer Articulo Completo en www.pijamasurf.com

Comentarios cerrados.