Eclipse de Sol Nov. 2013

El 03/11 se dará el Eclipse total anular de Sol en el grado 11 del signo de Escorpio; el último eclipse del año

 

Desde que le hombre comenzó a observar y registrar los fenómenos que ocurrían en el cielo, los eclipses nunca pasaron inadvertidos.

El estudio e interpretación de cómo afectaba a los seres vivos siempre fue de gran importancia, pero, a diferencia de la lectura que hacemos hoy en día, en la antigüedad tenían una visión mucho mas catastrófica; por lo que se fueron armando en diferentes culturas mitos y supersticiones con la llegada de un eclipse. Por ejemplo, en China se supone que el eclipse ocurría cuando un dragón celestial se comía al Sol, así que la gente salía a las calles y le gritaba amenazándolo para que dejara tranquilo a los astros. En Corea creían que el rey de la oscuridad Ganas Nara se quería robar al Sol, por lo que mandaba a sus perros a que se los llevaran pero cuando éstos lo cogían con la boca, se quemaban así que lo volvían a dejar donde estaba. Por otro lado los esquimales pensaban que los eclipses se debían a enfermedades del Sol, por lo que evitaban salir durante un eclipse para no contagiar al resto de los astros. Y por último, los mayas veían en los eclipses la dualidad del dios del día y la noche, de la vida y la muerte.

Desde un análisis mundano, los astrólogos antiguos sostenían que no vaticinaba buenos augurios que un rey o gobernante asumiera en un eclipse.
Actualmente la visión moderna ha cambiado y hay una tendencia a ver oportunidades en cada crisis expresada por los eclipses, lo cual surge de la maduración que se ha producido en la interpretación de los acontecimientos desde la antigüedad hasta ahora.

¿Qué es un eclipse?

El termino eclipse proviene del latín eclipsis, cuyo origen es un vocablo griego que significa “desaparición”. Es un instante en que un astro se oculta (total o parcialmente) por la interposición de otro cuerpo celeste. Durante este fenómeno, en un eclipse solar, la Luna, la Tierra y el Sol quedan alineados, interponiéndose la Luna entre la Estrella Solar y el planeta Tierra, generándose así, por un momento, un oscurecimiento de la luz que emite el Sol a nuestro planeta.

En un eclipse lunar, es la Luna la que entra en la sombra de la Tierra, al quedar esta misma entre medio de las luminarias.

Para que se sucedan, es necesario que se reúnan ciertas condiciones astronómicas:

Eclipse Solar: se da cuando las luminarias entran en conjunción, lo que es conocido como la fase de Luna Nueva. Esta conjunción a la vez debe estar en conjunción a los Nodos de la Luna y tanto el Sol como la Luna deben mantener un aspecto de paralelo de declinación.

Eclipse Lunar: se da siempre cuando las luminarias están en oposición, lo que es conocida como la fase de Luna Llena; deben a su vez, estar en aspecto de conjunción a los Nodos de la Luna y tanto el Sol como la Luna deben mantener un aspecto de contraparalelo de declinación.

Para interpretar un eclipse, es importante concentrarnos en el significado de su palabra: desaparición, oscurecimiento, algo que por un momento deja de ser visto.

Los eclipses siempre marcan crisis, pero no en términos de algo malo, sino como un tiempo de reordenar, acomodar, reinstalarse en el presente. Marcan una dualidad, un juego de luces y sombras. Es importante entender que un eclipse NO marca un evento, un hecho; sino que, al igual que en cualquier otro ciclo, se desencadena un proceso.

Un eclipse Solar simboliza la desaparición momentánea de nuestro Ser Interior, de nuestro potencial y consciencia, provocado por sentimientos inconscientes, reacciones y emociones no elaboradas (luna) que reaparecen en nuestro presente

Determina el fin de un ciclo y el comienzo de otro nuevo.

Durante este periodo, debemos tratar de abstenernos de comenzar relaciones, negocios o sociedades y de tomar decisiones importantes.

Al suceder en el signo de Escorpio y, además que esta Luna Nueva tomara por conjunción a Saturno, se encontraran potenciados los efectos del eclipse, generando un tiempo en donde se sentirá más la oscuridad y la intensidad del ciclo, provocando que las emociones y complejos que metimos en el closet se harán notar con más fuerza, exigiendo ser integrados a la consciencia. Escorpio, según el eje de casas que este movilizando, removerá con mayor fuerza la olla podrida para que salgan a la luz las cosas que deben ser sanadas.

Para resumir, el eclipse de Sol abre puertas, dependiendo en que casa de la Carta Natal caiga (siempre considerando el eje de las áreas de vida correspondiente)

Este momento lo podemos enfrentar de dos formas: o nos quedamos atrapados en una red de asuntos inconclusos que viene a invadir nuestro presente, o aprovechamos la oportunidad que se nos ofrece para percibir con mayor claridad esta sombra reconociendo nuestros condicionamientos y ataduras reprimidas para poder elaborarlos y liberarnos de ellos.

  Romina Reale
Responsable de Centro Urania
www.centrourania.com.ar

Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados