Astrología, política y economía: tiempos de transformación

Algunos de los astrólogos más importantes de Argentina compartieron información
para entender, desde otro lenguaje, a qué nos enfrenta la actualidad
y cómo podemos aprovechar las energías disponibles para transformarnos
desde lo individual y desde lo colectivo.

 

En este espacio, siempre reafirmamos que la información nos ayuda a comprender y que comprender alivia la incertidumbre. Darle un sentido y un propósito a aquello que nos sucede, sana y nos ofrece soporte para atravesar los tiempos por venir. ¿Por qué y para qué estamos atravesando esta crisis? ¿Qué tenemos que aprender? ¿Hacia dónde necesitamos evolucionar como colectividad?

Plutón hace conjunción a la Luna natal de Argentina y oposición a nuestro Sol. Saturno, nuestro ascendente en Libra y la revolución solar que inició el 9 de julio de 1816, también marcan el potencial de este tiempo.

Mónika Correia Nobre

Cuando miramos los tránsitos en la carta natal de Argentina, se nota claramente la presión de los dos grandes: Saturno y Plutón. Ambos representan los finales y al mismo tiempo la maduración y afectan por igual a la identidad nacional y al sentir popular. Según Mónika, Saturno es un educador fantástico, un maestro interno que está dispuesto a tomar su lugar con responsabilidad y madurez. Esto podría llevar al país a otro nivel. Plutón, trae la información de lo que debe morir para emerger pero significa al mismo tiempo una increíble capacidad de curación, de regeneración y empoderamiento.

Durante los tiempos venideros y hasta que Saturno haga contacto y definitivamente pase a la Luna de Argentina, podemos esperar problemas y tristeza. A los tránsitos severos, próximamente se van a sumar los Nodos y abriendo la temporada de eclipses. Lo revelado nos enfrentará a la verdad de lo que somos y gracias a la caída de los velos y de las mentiras que nos contamos, finalmente podremos madurar, asumir la realidad y hacer lo correcto para transformarla. Si esto es realizado con conciencia, quizás nos ayude a terminar definitivamente las crisis en nuestro país.

Plutón, en nuestra carta, es el regente de la economía. También representa la riqueza de la tierra y de lo que está enterrado, metales, minerales, petróleo. Mi visión de la Luna en Capricornio es la de un pueblo productivo, profesional, cumplidor de la ley y autosuficiente. Es necesario decir que la felicidad de Capricornio es el deber cumplido, el poder crecer y ver el resultado exitoso de los esfuerzos. Plutón le agrega poder y riqueza. Ahí vamos.

La responsabilidad total siempre es nuestra.

La famosa frase “no preguntes qué puede hacer tu país por vos sino qué podés hacer vos por tu país” es absolutamente pertinente. La madurez de cualquier persona se refiere al momento en el que ya no le echa la culpa a nadie por su destino. Lo mismo pasa con un país. Es la hora de Saturno, el dios del karma. Por eso, este es el momento: necesitamos dejar de quejarnos y de responsabilizar a otros de lo que nos pasa. Empecemos a tomar la dirección correcta: hagámonos cargo y trabajemos por lo que queremos. Nuestra tierra es fértil.

Ana María Fralliciardi

Toda crisis es un aprendizaje para crecer. Somos un pueblo inmaduro que no termina de asumir responsabilidades. Ahora, es tiempo de ver de qué manera seguimos repitiendo ciclos inútiles y peleas entre diferentes ideologías que terminan en fracasos colectivos. Según Ana María, lo nuevo que emerge está en el interior de cada ser que habita esta tierra. Es tiempo de dejar de bloquear caminos y de criticar al otro para destruirlo.

Cuando resolvamos la violencia interna que sentimos por tener tantas frustraciones, encontraremos un camino de salida que empieza con la solidaridad y continúa con la cooperación y la integración de los esfuerzos de todos.

Es tiempo de que cada argentino salga de su individualismo y mire la necesidad del otro. Sólo con conciencia, respeto y solidaridad podremos transformar nuestra conciencia social y construir una nueva identidad como pueblo. >>leer más

Por Natalia Carcavallo

Comentarios cerrados.